“Un café con…” ARNAU PERIS, Director Ejecutivo de Slimstock

Arnau Peris, Director Ejecutivo de Slimstock

Logistics Madrid: Echando la vista atrás un año, ¿Notas que el sector logístico ha cambiado radicalmente debido al cambio de hábitos de consumo de la pandemia? ¿Qué avances ves que se han desarrollado?

Arnau Peris: Bajo mi punto de vista, el sector logístico ha sido uno de los grandes protagonistas de la pandemia y, como todos los sectores, evidentemente, también ha sufrido cambios. Se podría decir que la situación de estrés a la que se ha visto sometida ha evidenciado algunos problemas o carencias que ya venían existiendo. En sectores esenciales, por ejemplo, la disponibilidad del producto cobró mucha más relevancia, provocando que muchas empresas vieron afectadas sus cadenas de suministro por falta de robustez.

Un gran avance debido a la pandemia lo hemos experimentado en el e-commerce. Si bien es cierto que la gran mayoría de las empresas tenía prevista la implantación de la venta online, el COVID-19 ha forzado esta transición de manera impensable. Es importante, pero, tener en cuenta que vender por internet no es tan fácil como parece y puede tener un gran impacto en los niveles de stock, su distribución y su preparación.

También se ha evidenciado un cambio más general en las empresas, ahora más dispuestas a invertir en gestionar de forma eficiente sus cadenas de suministro. El efecto de la demanda ha sido más notorio que nunca y aquellas empresas que ya disponían de sistemas avanzados de gestión de la cadena de suministro han podido responder con mayor agilidad a la situación y, por consiguiente, han salido más beneficiadas de ella.

LM:  Y ahora mirando al futuro, ¿Cuáles son los retos que crees que aún quedan por afrontar? ¿Qué rumbo crees que tomará el futuro del sector?

AP: El mayor reto que tiene el sector es predecir cual va a ser el modelo de consumo que se acabará implantado una vez hayamos superado esta crisis sanitaria. Parece lógico que la tendencia va hacia un incremento de la venta online, pero, en mi opinión, la gente querrá vivir de nuevo la experiencia de la compra física. Volver a salir, ver y tocar el producto. Recuperar esta rutina de la cual ha estado apartada durante meses.
Pienso que la tendencia va hacia un modelo híbrido. Las empresas deben estar preparadas para ofrecer una experiencia completa online y presencial y focalizarse en el servicio al cliente. De hecho, hace ya años que los debates del sector se centran en poner al cliente en el centro de la gestión. Y, ahora, se le añade entender qué necesita y en qué momento.

Por otro lado, tenemos la necesidad de dar un paso adelante en tecnología, para que esta siempre vaya por delante de las personas. Las empresas deberían invertir en tecnología aplicada directa, aquella que les aporte beneficios a corto plazo, pero con una mirada puesta a medio y largo plazo. Con conocimiento del sector, puedo decir que nosotros hemos notado un incremento en las empresas que quieren invertir en la implantación de sistemas tecnológicos punteros para obtener soluciones rápidas, eficaces y que les permitan aumentar su competitividad.

LM: De la respuesta del sector al COVID-19 ¿En qué aspectos crees que se ha respondido bien y qué cosas creen que se podrían haber hecho mejor

AP: En mi opinión, el sector ha respondido incluso mejor de lo que se podía esperar. Esta ha sido una situación nueva para todos, y las empresas han tenido que hacer verdaderos malabares para adaptarse a ella y poder sobrevivir. Debemos tener en cuenta que cada comunidad autónoma ha gestionado el COVID-19 según su criterio y que, al ser una situación de incertidumbre tan desconocida, hemos estado viviendo cambios constantes día a día. Esto ha forzado a las empresas a adaptar continuamente sus modelos logísticos para seguir adelante. Un reto mayúsculo.

Hablando con nuestros clientes durante este último año, se referían a los trabajadores de sus empresas como los auténticos protagonistas de esta situación. En varias ocasiones han comentado que su empresa ha podido seguir adelante e, incluso más reforzada, gracias a la gran gestión de su personal, que se ha dejado la piel en ello. Y eso es de admirar y nunca deberíamos olvidarlo.

Como todo en la vida, evidentemente hay cosas que se podrían haber hecho mejor, pero debemos centrarnos en valorar los esfuerzos realizados y comprender que todo lo conseguido tiene un enorme valor para las empresas y para el conjunto de la ciudadanía.

LM: ¿Cómo es ahora tu día a día en Slimstock? ¿Cuáles son tus preocupaciones y dónde crees que reside la clave del futuro del sector?

AP: Nuestro día a día en Slimstock no ha cambiado demasiado. Hemos podido seguir dando soporte a nuestros clientes y ayudando a aquellas empresas que lo necesitaban, sobre todo en la fase más cruda de la pandemia, con servicios complementarios. También adaptamos nuestros servicios para facilitar a las empresas la implantación de proyectos. Es muy gratificante ver como empresas de todo tipo ven en nuestro software, Slim4, la solución a muchos de sus problemas. De hecho, durante este 2021 hemos notado un incremento de la demanda de nuestros servicios, sobre todo por parte de PYMES, las cuales apuestan por la implantación de nuestra solución con el objetivo de saber hasta dónde pueden llegar.

Estamos muy ilusionados, ya que en nuestra hoja de ruta tenemos grandes nuevas funcionalidades relacionadas con la IA y la gestión colaborativa que permitirán que Slim4, ya una de las soluciones más potentes e intuitivas del mercado, se convierta en la herramienta vertebradora de las cadenas de suministro de cualquier empresa.

Nosotros operamos en España y Portugal, y mi preocupación se centra, sobre todo, en la recuperación del mercado español. Me preocupa pensar que nos espera una larga recuperación económica, aunque me gusta ser positivo y confiar en que pronto podremos salir de esta crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba